Más que un mito: Dietas milagro

Es vox pópuli que año a año el interés de nuestra sociedad por la imagen corporal va en aumento. Como consecuencia, entiendo que también lo es perder peso o incluso el perder barriga. Prueba de ello las google trends de adelgazar.

Personalmente pienso que sería más adecuado un creciente interés por un modo de vida saludable. Sin embargo, nos vemos bombardeados diariamente por dietas milagro, rutinas específicas, programas de entrenamiento especiales hechos por famosos y sus decenas de variantes. La prensa no está del lado de nuestro cuerpo.

Estoy seguro que existen miles de páginas que te indican la fórmula milagrosa para perder esos kilos de más. Sin embargo, en las últimas semanas he encontrado alguna que otra a la que podríamos otorgarle el premio a la falacia del año. Mientras tanto, otras prefieren basarse en leyendas urbanas que son socialmente aceptadas. Quiero pasar a criticar alguna de ellas, sólo algunas, porque me gustaría jubilarme antes de terminar de escribir esto.

Las dieta milagro

En esta categoría caen muchísimas dietas. Probablemente, ningún endocrino te recomendará ninguna de ellas. Sin embargo, en ocasiones es difícil reconocerlas. Claro, ninguna de ellas llevará el latiguillo “milagro”, lo mejor es camuflarlas y cuantos más conceptos técnicos incluyan, mejor. Si incluimos algún día de “depuración”, algunas algas o suplementos de la planta que solo crece en la cara norte de determinada cadena montañosa nipona y se recoge cuando hay luna llena, tenemos nuestra dieta.

Algunas de las más peligrosas son:

  • La dieta del HCG: Se basa en no ingerir más de 500Kcal al día mientras te suministran por vía parenteral la hormona Gonadotropina Coriónica Humana. Esta dieta, a pesar de ser una dieta de un riesgo extremo y algo más que poco saludable para nuestro organismo, es recomendada por distintas páginas web que no dudan ni un momento en la efectividad de la misma y recomiendan abiertamente a cualquier persona no solo a realizarla sino a suplementarse con productos que ellos mismos venden. Según su creador (que para más inri es un endocrino Inglés) la administración de esta hormona hace que las grasas acumuladas sean quemadas como primera fuente de energía, llegando a 3000-4000kcal al día. Me pregunto yo qué ocurre con los ácidos liberados al cuerpo, las ingente cantidad de toxinas que también son liberadas y, bueno, si lo único que mi cuerpo necesita es energía, ¿para qué diablos como proteínas, azúcares y lípidos?
  • Dieta de la savia de Arce: La llaman dieta, sin embargo no lo es. En pocas palabras, se trata de otro maltrato a nuestro cuerpo. Esta dieta se basa en una ingesta extremadamente baja de calorías (alrededor de 900kcal) procedentes, casi en exclusiva de la savia de arce. En pocas palabras, durante los 7-10 días que suele durar este proceso, dejamos de ingerir cualquier tipo de proteína, grasa, vitaminas o minerales. Su valor nutricional es prácticamente nulo. Perderemos peso rápidamente, sin embargo, la mayoría será líquido e incluso músculo. Sin entrar en mas detalle: lo que rápidamente se pierde, rápidamente se gana.

En resumen, las dietas milagro nos traen mas perjuicio para nuestro cuerpo que beneficio. Personalmente me hace mucha gracia cuando oigo que se puede perder hasta 1kg al día. Es, a todas luces, imposible la perdida de 1kg de grasa corporal.

Para que nos hagamos una idea, 100gr de grasa son 900kcal. Estamos hablando de quemar 9000kcal en un periodo de 24h. Michael Phelps seguía una dieta de 8000kcal cuando se preparaba para los juegos olímpicos de beijing 2008. Este hombre pasaba más de ocho horas al día en una piscina, por no contar que su estatura es de 1,93m.

Quizá en ver bajar la báscula puede ayudar al ánimo de alguna persona con problemas de sobrepeso, sin embargo no es la manera adecuada a largo plazo de conseguirlo. Ahórrale esa tortura a tu cuerpo y opta por la vía del asesoramiento profesional.

Leave a Reply

*

Next ArticleBuscar ficheros que contienen texto